13.05.10

Visita cultural a Valladolid


Publicado por Arte

El día cinco de mayo a las nueve de la mañana salimos camino de Valladolid, ciudad cercana a la nuestra pero poco visitada por la Asociación.

Nuestra primera visita fue al Palacio de Santa Cruz (Universidad). En una de las dependencias tiene su sede la Fundación Alberto Jiménez-Arellano Alonso, donde pudimos ver una excepcional colección de Arte Africano, en la que toma principal protagonismo la escultura de terracotas que es el más importante conjunto de este material, estando documentadas en ella la totalidad de las culturas que han trabajado dicho material, a lo largo de la historia del continente. La mayoría de  piezas de esta colección procede de los pueblos asentados en las proximidades de los ríos Níger y Congo.

A continuación nos dirigimos a la Catedral, monumento del siglo XVI diseñado por el arquitecto Juan de Herrera, es un edificio de estilo herreriano con añadidos barrocos. Es conocida con el nombre de Catedral de Ntra. Señora de la Asunción a cuya advocación está dedicada. Es importante el Museo Diocesano y Catedralicio, inaugurado en 1965. Se emplaza en los restos arquitectónicos restaurados de la Catedral Vieja, Colegiata medieval erigida por el Conde Ansúrez, fundador de Valladolid. Un conjunto de capillas funerarias, adosadas a la Colegiata del siglo XIII modificadas en las reformas del gótico del siglo XIV.

La iniciativa se debe al que fue Arzobispo de Valladolid, Don José García Goldaráz, seleccionó esculturas, pinturas, orfebrería, marfiles, ornamentos y demás obras procedentes en su mayoría del Tesoro Catedralicio y Parroquias extinguidas de la Archidiócesis.

Por la tarde visitamos el Museo Nacional “Colegio de San Gregorio”. Es uno de los museos más antiguos españoles y el más importante en su campo. Fue fundado en 1842 como Museo Provincial de Bellas Artes y su colección se formó con obras procedentes de los conventos suprimidos en 1836, que inicialmente  fueron instaladas en el Colegio de Santa Cruz. En 1933 recibió la categoría de Museo Nacional de Policromía y trasladó su sede al Colegio de San Gregorio y alberga toda la imaginería castellana de los siglos XIII al XVIII. Desde entonces su colección se ha acrecentado con legados particulares, depósitos y compras por el Estado.

En 2009 tras la rehabilitación arquitectónica y la modernización de sus equipamientos ha reabierto sus puertas al público. La colección goza de una acreditada personalidad por su especialización en la escultura de madera policromada. El repertorio es muy amplio, figuras aisladas, relieves, sepulturas, sillerías de coro, pasos procesionales y retablos. Los artesanos en madera ofrecen además a la mirada del visitante una exposición en altura. La pintura tiene también un lugar propio en la exposición. El repertorio es muy amplio,   figuras aisladas, relieves, sepulturas, sillerías de coro, pasos procesionales y retablos. Los artesanos en madera ofrecen además a la mirada del visitante una exposición en altura. La pintura tiene también un lugar propio en la exposición permanente. Su diálogo con la escultura se plasma en técnicas como la policromía de las tallas de madera como Juan de Juni, Berruguete, Alonso Cano…  que cultivaron uno y otro arte en la cooperación entre talleres en proyectos comunes. Este diálogo entre la pintura y la escultura permitirá al visitante una comprensión más completa de la cultura

El edificio fue diseñado por Juan Guas y Simón de Colonia. Destacan su portada y su claustro. La fachada es una preciada muestra del estilo isabelino con rasgos del renacimiento. El cuerpo bajo presenta un arco carpanel que acoge la portada, está flanqueada por esculturas salvajes. En el segundo cuerpo se muestra el árbol de la vida con varios escudos de Fray Alonso de Burgos. El escudo de los Reyes Católicos preside la fachada. El claustro presenta dos plantas. Las arquerías de la baja son más estilizadas, con arcos carpaneles y columnas torneadas y las arquerías superiores también carpaneles están divididas en dos partes destacando un conjunto de guirnaldas y flores de lis enlazando con el estilo plateresco.

Enfrente mismo del colegio se encuentra el Palacio de Villena, edificio nobiliario del siglo XVI, posteriormente reformado. Actualmente está destinado a exposiciones temporales. En este momento expone un Belén Napolitano del siglo XVIII que no pudimos visitar por encontrarse cerrado, por lo que esta visita queda pendiente para otra ocasión.

Seguidamente y dada la proximidad al Museo visitamos la Iglesia Conventual de San Pablo. Esta iglesia de la orden dominicana, es una de las más representativas de Valladolid. Situada en la plaza de San Pablo adosada al Colegio de San Gregorio y próxima al resto de las sedes del Museo Nacional de Policromía.

Es de estilo gótico – isabelino y presenta una sola nave con capillas  cubiertas entre contrafuertes, coro alto a  los pies  y crucero  muy marcado en planta y altura. El ábside principal es de planta ochavada y toda ella se cubre con bóvedas de crucería gótica. La bóveda descansa sobre ménsulas renacentistas.  Dentro de su sencillez resulta grandiosa.

En este templo, fueron bautizados los reyes Felipe II y Felipe IV. Del  primero la leyenda cuenta que por una de las ventanas del Palacio De Pimentel,- de la que cuelga una cadena,- fue sacado al nacer para que fuera bautizado en esta Iglesia, ya  que  de salir por  la puerta  principal  del  palacio  debería  haber  sido bautizado en la cercana Iglesia de San Martin.

No podíamos pasar por alto la fachada realizada por Simón de Colonia.  Responde parcialmente al mencionado estilo gótico-isabelino. Se distinguen dos partes claramente diferenciadas, la primera hasta la imposta que se encuentra encima del rosetón central, en la que se distinguen varias gárgolas y limitada lateralmente por dos agujas. Sobre la puerta un arco conopial. Entre un gran arco carpanel se halla un relieve con la escena de la coronación de la Virgen. Sobre este relieve se encuentran unos ángeles tenantes con escudos del Duque de Lerma.

En la segunda parte para su decoración se realizaron esculturas góticas algunas del taller de Gil de Siloé y otras que se tallaron para la ocasión. El acoplamiento de estos motivos decorativos se llevó a cabo durante el patronato del Duque de Lerma. Por último la fachada se remata con un frontón triangular. Sobre un fondo de escamas hay un escudo de Reyes Católicos que corona toda la portada.

Angelines Sánchez  y  P. Dorado

Deje su comentario