23.04.07

Museo de Artes Decorativas


Publicado por Arte

El pasado día veintisiete de febrero visitamos en Madrid en el Museo del Prado la exposición de Tintoretto y aprovechando el día visitamos también el Museo Nacional de Artes Decorativas que fue creado por Real Decreto de 5 de Mayo de 1871 con el título de Museo Industrial. En 1912 recibe la denominación de Museo Nacional de Artes Industriales y en 1940 el nombre que hoy conserva.

Fue instalado en 1934 en su actual sede, un palacete construido en 1878 por el arquitecto José María González por encargo de Doña María del Carmen Espinosa, Duquesa de Santoña.

La colección que allí se alberga se compone de unos cuarenta mil objetos de diversas procedencias, sobre todo españolas, europeas y orientales. Cronológicamente se inicia en colecciones de vidrios romanos y tejidos coptos y llega hasta el diseño más reciente. Están representados todos los materiales, técnicas y tipologías de las artes decorativas e industriales: textiles, orfebrería, mobiliario, cerámica, porcelana, vidrio y cristal.

La colección de cerámica, loza y porcelana cuenta con cuatro mil piezas, la más antigua de las cuales es una tinaja toledana del siglo XI. Hay una excelente representación de alfareros españoles entre los que destacan Manises, Teruel, Talavera, Puente del Arzobispo y Alcora.

En cuanto a vidrios hay una amplia colección, siendo los más antiguos del siglo IV, romanos y visigodos, hasta las obras únicas de Lalique y de Loetz, con un conjunto muy importante en La Granja.

El textil comprende también un repertorio muy variado, que incluye damascos, brocados, terciopelos estampados, bordados, encajes etc. La indumentaria se completa con un extenso grupo de abanicos y con otros objetos de uso personal, como monederos, carnés de baile, tabaqueras etc.

El grupo de alfombras españolas procede de Cuenca y Alcaraz de los siglos XV-XVII, son de las mejor conservadas en un museo español. Destaca de una manera sorprendente un nacimiento napolitano de finales del siglo XVIII que se acompaña con figuras atribuidas a autores españoles. También la cocina nos sorprendió gratamente, es de mediados del siglo XVIII procede de un palacio valenciano, describe a través de sus azulejos la actividad doméstica de una dama y sus criados que se acompañan de ingenuos trampantojos de animales, vajillas y víveres y de una Virgen del Carmen que protege el agua del pozo.

No podía pasar por alto sin mencionar la importante colección de relojes pero sobre todo de escritorios, comúnmente llamados bargueños, son varios los estilos y distintos y ricos los materiales, verlos es disfrutar grandemente.

Deje su comentario